Villarejo y la cúpula de la UDEF mantuvieron reuniones secretas con imputados del caso astapa de Estepona, a espaldas del juez instructor

• Las reuniones secretas se mantuvieron con Pepe Hidalgo (Globalia), Rodríguez Losada (Azata), Pérez de Vargas, Antonio Vallejo y un técnico municipal.

• La cúpula policial sabía que estaba cometiendo con ello «una irregularidad muy grave».

 

Esta redacción se ha venido haciendo eco de la investigación que la web Moncloa.com estállevando a cabo sobre la participación del comisario Villarejo en el caso astapa, basándose en unos audios grabados por el propio comisario. Esa investigación ha confirmado que el comisario Villarejo no solo participó en el inicio del caso astapa sino que tuteló y coordinó toda la investigación del mismo, dedicando a este caso una parte muy importante de su tiempo. Del mismo modo, la indagación ha sacado a la luz que tras la citada operación, Villarejo se hizo con el control del urbanismo de Estepona y abusando tanto de sus influencias policiales como de su poder como factótum en el urbanismo de Estepona, se dedicó a defender sus propios intereses inmobiliarios y urbanísticos y realizar todo tipo de negocios. Y todo ello, cuando no tenía la compatibilidad para realizar actividades privadas. Pero es que además, los audios publicados por la web Moncloa.com, han desvelado  otras gravísimas irregularidades e ilegalidades durante la instrucción de este caso, que hansocavado los derechos fundamentales de las personas investigadas.

Así, según los audios en poder de Moncloa.com, y que cualquier ciudadano puede oír  en YouTube, se puede comprobar como el comisario Villarejo mantuvo contactos secretos con los denunciantes, David Valadez y Cristina Rodríguez, antes del estallido de la operación;verifican que los teléfonos de las personas investigadas estuvieron intervenidos sin autorización judicial; muestran que Villarejo compartió información que estaba bajo secreto del sumario con algunos inculpados con los que compartía intereses; revelan que el comisario fabricó testificales con su socio Juan Carlos Escribano para perjudicar a los investigados; desvelan que Villarejo imputaba o desimputaba a los implicados según convenía a sus intereses; destapan que el comisario no tenía reparos en alterar los informes policiales para beneficiar a algunos afectados con los que tenía negocios en común; ponen al descubierto los numerosos negocios que tenía Villarejo en Estepona y su actuación como intermediario en numerosas operaciones; descubren las licencias y recalificaciones urbanísticas hechas a medida del comisario, gracias a la estrecha relación que mantenía con el otrora denunciante y después alcalde, David Valadez, y con el gerente de urbanismo, Diego de Lucas; confirman que Villarejo omitió varias veces la obligación de denunciarpara no perjudicar sus intereses; etc…

Pues bien, por si fuera poco lo dicho anteriormente, hace unos días la web Moncloa.com ha divulgado unos nuevos audios en los que se puede constatar que el comisario Villarejo acompañó a imputados en el caso Astapa en reuniones en la sede policial de la UDEF en Madrid. En estos encuentros, donde estuvieron presentes mandos de esta unidad y losinspectores de policía que llevaban la investigación del caso, Villarejo intercedió para que dejaran de estar imputados en esta causa. Las grabaciones realizadas por el propio comisario, desvelan el contenido de estas reuniones. Tanto Villarejo como la cúpula policial, según uno de esos audios, eran conscientes de que se trataba de “una irregularidad muy grave”. Además, el comisario aprovechó estas relaciones para sus propios intereses empresariales. Las personas a las que acompañó Villarejo a la sede de la UDEF se vieron finalmente liberadas de la imputación que pesaba sobre ellos. El policía realizó estas gestiones con los abogados Ignacio Pérez de Vargas y Antonio Vallejo, así como con el técnico, y jefe de los servicios jurídicos del Ayuntamiento de Estepona, Andrés Flores.

Villarejo también reveló en las conversaciones que el empresario José Hidalgo fue llamado a declarar en la UDEF, aunque Hidalgo no estaba siendo investigado, ni consta en las actuaciones que el juez hubiera pedido esas declaraciones. Y lo mismo ocurrió con el dueño de Azata, José Domingo Rodríguez Losada, que también fue llamado a declarar a la sede de la UDEF, cuando Rodríguez Losada tampoco estaba siendo investigado, ni consta en las actuaciones que el juez hubiese pedido a la policía que le tomase declaración.

Una de las personas por las que intercedió el comisario fue el abogado Ignacio Pérez de Vargas, que había intervenido en algunas de las mayores operaciones urbanísticas de Estepona. Desde las oficinas de la empresa de Villarejo en la Torre Picasso de Madrid, Villarejo acompañó a Pérez de Vargas a la sede de la UDEF, en el complejo policial de Canillas, como puede comprobarse en las grabaciones a las que ha tenido acceso Moncloa.com. Tal como le comenta a Pérez de Vargas, Villarejo pensaba que se trataba de un momento clave para hablar con la Policía. Eso era así porque, tal como dijo el comisario, “el nuevo juez va a reestructurar la situación sumarial y va a decir: bueno, pues ese hombre fuera”. Es por esa razón por la que le subrayó a Pérez de Vargas que era “un buen momento” para “aprovechar el tema”. Villarejo, resumió lo que iba a ser su papel en la reunión: interceder por Pérez de Vargas ante la Policía y decirles “¿qué es lo que necesitáis para que os quedéis tranquilos con este hombre?”. (Oír el Audio nº 1).

Este contacto con la Policía era especialmente valioso, tal como reconoció el propio Ignacio Pérez de Vargas. En lugar de zafarse de forma regular de una imputación durante el proceso de instrucción judicial, conseguir la atención y la comprensión de la Policía era fundamental. Pérez de Vargas lo resume en su diálogo con Villarejo, ya que señala que el fiscal y el juez, a su juicio, no se estudian la documentación del caso. Por eso —dice Pérez de Vargas— “si la Policía dice en esta dirección, ellos van a ir en esa dirección”. (Oír el Audio nº 2)

Villarejo y las reuniones secretas en la UDEF

La grabación que realizó Villarejo continuó a lo largo del encuentro dentro de las instalaciones del mayor y más completo complejo policial en España. A la reunión asistió el número dos de la UDEF, Alfredo Cabezas, tal como atestigua un audio en el que él mismo se presenta. También asistieron a esa reunión el inspector Miguel Ángel C.B., con número de carné nº 78.777, y la inspectora Silvia O. M., con número de carné policial nº 89.169. (Oír el Audio nº 4).

En un momento de la reunión en la que intercedió a favor de Ignacio Pérez de Vargas, el propio Villarejo puso en evidencia la irregular situación en la que se encontraba. Villarejo era contratado por personas que requerían sus servicios de forma privada y a la vez actuaba como policía. En ocasiones como esta reunión, la colisión entre los dos campos queda en evidencia por sus propias palabras, ya que llegó a decir “no sé si he sido indiscreto o no” o que “eran cosas que yo no me he enterado por aquí, sino por otros lados”. (Oír el Audio nº5).

No era la única vez en que aflora esta colisión de intereses. En la grabación de la conversación que mantienen Villarejo y Pérez de Vargas en el automóvil en el que se desplazaron a la UDEF, el policía le confesó detalles confidenciales como que “Pepe Hidalgo ha estado tres veces declarando aquí”. El dato es especialmente llamativo, ya que no constaba hasta el momento ninguna declaración de este empresario en el caso Astapa. Y lo mismo le reveló a Pérez de Vargas sobre el dueño de Azata, José Domingo RodríguezLosada, indicándole que también estuvo en la sede de la UDEF este empresario y que fueél quien le facilitó esas reuniones, cuando Rodríguez Losada tampoco había sido llamado a declarar en este caso. Pero lo más insólito de todo este asunto, según ha sabido esta redacción, es que Pérez de Vargas fuera preguntado en esa reunión en la UDEF fundamentalmente sobre cuestiones que afectaban a estos dos empresarios, cuando ninguno de ellos fue llamado a declarar por el juez en este procedimiento, ni siquiera como testigos.

La actuación de Villarejo en esta visita a la sede de la UDEF en el complejo policial de Canillas termina con un cambio de impresiones con su patrocinado, Ignacio Pérez de Vargas. Tras mostrarle éste su agradecimiento, Villarejo aprovecha para hacer nuevos negocios con este abogado. Así, muestra su seguridad en que se van a “complementar en muchos proyectos”. (Oír el Audio nº 3)

Como ya publicó Moncloa.com, mientras se desarrollaba el caso Astapa, Villarejo no solo ofreció sus servicios como investigador o para intentar desimputar a alguno de los protagonistas del caso. El policía tenía importantes intereses empresariales en Estepona, como varias propiedades inmobiliarias, cuyos problemas con el Ayuntamiento arregló durante esta operación. Además, según se refleja en las grabaciones realizadas por él mismo, intermedió en operaciones urbanísticas a cambio de comisiones de entre un 3% y un 5% mientras presionaba a alguno de sus protagonistas con la concesión o no de favores por parte de los responsables de Urbanismo del Ayuntamiento.

Audio 1

Audio 2

Audio 4

Audio 5

Audio 3