13.9 C
Estepona
viernes, diciembre 2, 2022

Movimiento Banderas Verdes promueve el reciclaje en la hostelería

Ser sostenibles es un objetivo que abarca tanto a ciudadanos como empresas. La concienciación colectiva comienza a dar importantes resultados y se multiplican tantos los actos medioambientales como las innovaciones enfocadas a cuidar nuestro entorno natural, reduciendo el impacto contaminante que se genera de manera diaria.  

Esto sucede, por ejemplo, en el ámbito de la hostelería, un sector que genera miles de millones de kilos de desechos. Valga, como ejemplo, el siguiente dato: un único restaurante produce más de 900 kilos de residuos. En consecuencia, el activar una planificación de reciclaje se antoja clave en favor del entorno natural, un objetivo que se busca a través de proyectos como el Movimiento Banderas Verdes impulsado por Ecovidrio.   El reciclar en hostelería no es una misión inabordable, sino el ser constantes en la realización de una serie de actividades básicas y sencillas. Ahora, con las vacaciones, el conseguir chiringuitos sostenibles en las costas españolas o que los hoteles de playa aumenten su porcentaje de reciclaje se antoja clave en la conservación del entorno natural.  

¿Cómo hacerlo? Básicamente recuperando un mensaje ya ideado hace casi dos décadas: reducir, reutilizar y reciclaje. Las famosas ‘tres R’. Si estos establecimientos, con la necesaria colaboración de los clientes y de los estamentos públicos, aplica este mensaje se conseguirá que nuestro planeta sea más sostenible. ¿En qué consiste cada término?   

•        Reducir: el propósito de aplicar esta palanca ecológica consiste en reducir el número de elementos que se utilizan dentro de un restaurante u hotel. Por ejemplo, el número de envases de plásticos. O utilizando productos sostenibles en temas de limpieza. O adquirir artículos y productos de una mayor calidad, obviando esa política de utilizar y tirar, aumentando la vida útil de estos artículos, como puedan ser los manteles, servilletas o platos.   

•         Reutilizar: este verbo es otra máxima para el sector de la hostelería. Obviamente no se puede, por ejemplo, reutilizar las botellas de agua de cristal para otros clientes, pero sí esos envases se pueden utilizar como elementos decorativos o para otras ideas innovadoras que permitan a estos productos darles una segunda vida. De lo contrario, siempre quedará la opción de aplicar la tercera erre: el reciclaje.   

•         Reciclaje: aquellas personas que trabajan en la hostelería, como veremos a continuación, disponen de una misión crucial en beneficio del planeta: el reciclaje. Como hemos visto, un único restaurante genera un importante monto de residuos, que si no son bien reciclados acabarán contaminando el entorno. En este sentido, hablamos desde la comida sobrante, hasta el vidrio y sin olvidarse del aceite usado. El proceso de reciclaje requiere de toda una cadena de trabajo; que todo el proceso de recuperación alcance el éxito parte de la necesidad imperiosa de un buen reciclaje por parte del sector hostelero. Lo mismo puede extrapolarse a los ciudadanos en los desechos orgánicos que generan en sus hogares.   

¿Cómo aplicar la teoría en la práctica? 

Conocida la teoría es el momento de aprender los aspectos básicos para poner estos conocimientos en práctica y, efectivamente, ser sostenibles. El primer paso, desde el punto de vista de la hostelería, es asegurarnos de contar con el compromiso de todo el equipo. Esto mismo puede extrapolarse a una empresa de otro sector o al interior de una familia. Si alguien no está concienciado con el reciclaje será complicado alcanzar esa meta. Y saber que estamos ante una carrera de fondo.  

Toda vez que todos somos conscientes de la necesidad del reciclaje y evitar el desecho de alimentos, ¿cómo podemos llevar la teoría a la práctica? Apunten estas tres ideas singulares para aquellos que trabajan en el sector de la hostelería. El primer paso es establecer un plan sobre cómo reciclar cada tipo de residuo. Es decir, debemos establecer un cubo, o similar, para depositar cada tipo de residuo (plástico, vidrios, papeles, residuos orgánicos, etcétera).  

No es suficiente con esto, sino que deben estar bien ubicados y señalizados (la mejor solución es hacerlo por colores) para que cualquier persona que trabaje en ese restaurante, e incluso en lo referente a conocer qué se puede reciclar en hoteles, conozca dónde depositar cada residuo. Normalmente, este espacio debe estar en la cocina, que es el sitio donde más residuos se generan.  

Comprendido cómo reciclar en hostelería, toda campaña de sostenibilidad hacia el sector de la hostelería se centra en tratar de desperdiciar poca comida, lo que propicia que los clientes tengan la opción de llevarse a su casa esa comida sobrante, y que puede reutilizarse o ingerirse al día siguiente; de lo contrario, iría directamente a la basura.  

En resumen, el Movimiento Banderas Verdes se preocupa por concienciar a todos acerca de las bondades del reciclaje, circunstancia que puede favorecer el medio ambiente, el coste económico y dar una segunda vida a muchos envases y vidrios. Y esto es una tarea de todos, un trabajo de equipo. En lo concerniente a los restaurantes, éstos pueden adherirse a estas buenas prácticas y ser reconocidos por su participación en la mejora del medio ambiente y como partícipes de la economía circular, algo que afecta muy directamente en verano a aquellos chiringuitos sostenibles. Y no sólo eso, sino que se puede ahorrar energía en el sector hotelero, puesto que muchos residuos pueden convertirse en fuentes de energía. Otro dato de interés que impulsa el reciclar

- Publicidad -

Últimas noticias

A %d blogueros les gusta esto: