El Orquidario de Estepona acoge, por primera vez, la floración de una especie mexicana cuya fragancia es perceptible a varios metros de distancia

El Parque Botánico-Orquidario alberga por primera vez la floración de un ejemplar de ‘Stanhopea nigrovilacea’, una singular orquídea que se caracteriza por emitir una fragancia que es perceptible a varios metros de distancia.
El curator del Parque Botánico-Orquidario, Manuel Lucas, ha señalado que otra de las peculiaridades de esta orquídea, que comenzará a florecer en las próximas horas, es su gran tamaño, ya que puede alcanzar una envergadura de casi 20 centímetros.
Esta especie destaca también por su intensa coloración color granate, aunque la especie que se puede disfrutar en Estepona pertenece a una variedad conocida como ‘Black Tiger’, presentando un color chocolate que adquiere distintas tonalidades según la incidencia de la luz.
Esta especie tiene su principal hábitat en el estado de Veracruz (México) y fue adquirida para esta colección hace 5 años. Es una planta de complicado cultivo, ya que necesita calor y mucha luz, así que durante todo este tiempo ha recibido los mejores cuidados hasta conseguir su floración, que tan sólo podrá admirarse durante dos o tres días.
La ‘Stanhopea nigroviolacea’ será durante estos días uno de los principales atractivos del Parque Botánico-Orquidario, aunque sin restar protagonismo a la esperada floración de otras tantas especies. En este sentido, el curator de este equipamiento recuerda que son ejemplares muy difíciles de encontrar en el continente europeo por ser originarios de climas tropicales y precisar de una serie de cuidados botánicos muy especializados.
Por estas razones, el Parque Botánico-Orquidario de Estepona se ha consolidado como uno de los más importantes de Europa, convirtiéndose en un foco de atracción para visitantes y turistas interesados en la botánica y en la singularidad de especies que resultan especialmente raras en estas latitudes.
Desde principios de año, en el Orquidario han florecido especies tan extraordinarias y poco comunes como ‘Angraecum sesquipedale’, conocida como la orquídea de Darwin. Esto se debe a que fue utilizada por el científico para sus estudios de la evolución de la especie. Además se caracteriza por ser la flor con el nectario de mayor longitud.
En este espacio dedicado a la botánica también floreció la ‘Phalaenpsis gigantea’, también conocida como ‘Oreja de Elefante’ y calificada como especie rara, que cuenta con unas hojas de gran tamaño que la hacen singular por sus formas.