El Museo Arqueológico Municipal exhibe la colección de arte mesopotámico de Jacques Cavro

El Museo Arqueológico Municipal alberga desde hoy la colección de arte mesopotámico de Jacques Cavro.
Se trata de una importante selección de piezas arqueológicas procedentes de distintos periodos históricos de la antigua Mesopotamia, que han sido custodiadas por Jacques Cavro.
El concejal adscrito al área de Patrimonio, Daniel García, ha indicado que esta colección fue realizada por el padre de Jacques, Lucien Cavro, un arquitecto francés que participó en la restauración de varios yacimientos arqueológicos.
El edil ha agradecido a Cavro, residente en Estepona, que haya decidido mostrar esta colección en el Museo Arqueológico. “Esta exhibición enriquece la oferta cultural de nuestra ciudad y nos ayuda a conocer más sobre los orígenes remotos de otras civilizaciones”, ha apuntado García.
La colección Cavro que se expone en Estepona está compuesta por:
•Sellos, de procedencia mesopotámica y cronología entre el VI y el I milenio a. C. (hace entre 8000 y 3000 años).
•Cilindro-sellos, de procedencia mesopotámica, y cronología entre el III y el I milenio a. C. (hace entre 5000 y 3000 años).
•Cuentas, de procedencia mesopotámica y cronología entre el III y el I milenio a. C (hace entre 5000 y 3000 años).
•Figurillas, esculturas y plaquitas de pequeñas dimensiones, procedencia mesopotámica y cronología entre el III y el I milenio a. C (hace entre 5000 y 3000 años).
•Vasos rituales, procedencia mesopotámica, y cronología en I milenio a. C. (hace 3000 años).
•Anillos de diferentes cronologías.
•Hacha metálica de pico de pato, cronología en el II milenio a. C. (hace 4000 años).
•Jarra metálica con decoración y epigrafía árabe.
•Piezas de cerámica de diferentes cronologías.
•Fotografías, postales, y bibliografía especializada.
Entre los materiales en los que se han tallado algunas de las piezas destacamos algunos más interesantes como la esteatita (roca compacta de grano fino compuesta fundamentalmente de mineral de talco y que destaca por su escasa dureza) o jaspe, cornalina roja y calcedonia, considerados como piedras preciosas con uso habitual en joyería.
Jacques Cavro ha manifestado que objetos similares a muchos de los que componen esta colección están expuestos en grandes museos como el Louvre, el Museo Británico o el Metropolitano de Nueva York, entre otros.
La muestra puede visitarse desde las 09.00 horas hasta las 15.00 horas de la tarde.
Sobre Lucien Cavro
Lucien Cavro (1905-1973) fue un arquitecto francés nacido en Armentières (Departamento Nord). Estudió en la Escuela de Arquitectura de Lille hasta 1925, cuando la deja para realizar el servicio militar. En 1926 se instala en Beirut, participando en la restauración del Palacio Azem (incendiado en 1925) y otros monumentos históricos sirios como la Mezquita de los Omeyas y el maristán de Noureddine, así como el palacio de Beit-Eddine en el Líbano.
Como miembro del Instituto Francés de Arqueología y Arte Musulmán de Damasco, participó como arquitecto en la restauración de la Mezquita de los omeyas, donde destaca su trabajo en la restauración y los calcos de los mosaicos del siglo VIII, que actualmente pueden ser contemplados en el Museo del Louvre.
Entre 1928 y 1930, participó en la misión arqueológica de Eustache de Lorey y Georges Salles en la ciudad de Emar (actual Maskanah, norte de Siria), puerto fluvial del río Éufrates.
Entre 1929 y 1930 tuvo una importante participación en la campaña de excavaciones de François Thureau Dangin y Maurice Dunand en la ciudad asiria de Til-Barsip (actual Tell Ahmar, Siria). Durante las excavaciones, Lucien Cavró dibujó las imponentes pinturas del palacio del rey Tiglatpileser III, construido en el siglo VIII a. C. En la actualidad, el departamento de Antigüedades orientales del Museo del Louvre conserva 34 rollos con los calcos realizados por Lucien Cavro.
Entre 1931 a 1932 participó en la misión arqueológica en la ciudad de Byblos, dirigida por M. Maurice Dunand.
Entre octubre de 1932 y marzo de 1933, participó en la sexta campaña de excavaciones en Dura Europos (Siria), dirigida por Clark Hopkins (Universidad de Yale) y Robert du Mesnil du Buisson. El descubrimiento más importante de esta campaña fue la sinagoga. Lucien Cavró se encargó de realizar el plano del edificio y de realizar una copia de sus importantes pinturas.
A partir de 1933 se instala en Beirut, estando a cargo de la construcción de diferentes edificios para la administración francesa y la restauración de los palacios de Beit Eddina y de Deir el Kama para el Estado libanés. También realiza numerosos proyectos de villas y edificios de apartamentos y oficinas, varias escuelas, estudios de planeamiento urbanístico, etc. Tras la II Guerra Mundial, se le encarga la restauración de diversos palacios y residencias que habían resultado dañados por bombardeos y participa en diferentes obras de construcción y adaptación para las embajadas francesa y belga.
Destaca su colaboración con el coleccionista libanés M. Henri Pharaon, para quien elabora el proyecto de un palacio para museo que alberga una importante colección de arte decorativo árabe (actual Robert Mouawad Private Museum, Beirut).
Durante los años de su estancia en el Líbano va adquiriendo, por mediación de anticuarios de su confianza, una interesante colección de antigüedades que heredarían sus hijos. Uno de ellos, Jacques Cavro ha custodiado meticulosamente la colección que heredó.