20.9 C
Estepona
domingo, julio 14, 2024

El Ayuntamiento recupera el paso por Estepona de Diego de Torres y Villarroel, uno de los escritores más peculiares del siglo XVIII

El Ayuntamiento de Estepona ha dedicado un espacio en la ciudad a Diego de Torres y Villarroel, uno de los escritores más peculiares del siglo XVIII por su agitada vida y por sus textos satíricos.
El autor, que fue sacristán en Estepona durante varios años, será recordado ahora con una placa en la fachada de la céntrica iglesia de Los Remedios. Este episodio de su vida fue recogido en su autobiografía ‘Vida de Torres Villarroel’. En ese mismo texto, muy novelado según los críticos, describe su niñez y juventud marcada por una vida aventura en la que fue sucesivamente ermitaño, bailarín, alquimista, matemático, soldado, torero, estudiante de medicina, astrólogo y adivino.
Nacido en Salamanca en 1.694, Diego de Torres y Villarroel se convirtió en un personaje muy peculiar en su tiempo, ya que tras la publicación de su biografía se le atribuyeron poderes mágicos. Tras uno de sus primeros exilios a Portugal, emprendió un programa de voraz lectura de libros de filosofía natural, magia y matemáticas. Para ganarse la vida montó un negocio editorial como escritor de almanaques y pronósticos anuales bajo el seudónimo de ‘El gran Piscator de Salamanca’. A partir de ese momento mucha gente recurría a él para saber del futuro.
Parte de la leyenda de Torres tiene que ver con sus profecías. En el Almanque de 1724 pronosticó la muerte del joven rey Luis I, también vaticinó el Motín de Esquilache e incluso la Revolución Francesa.
Desde 1.734 inicia una vida más tranquila en la que se dedicó a su trabajo en la Universidad de Salamanca, a la escritura de libros y sonetos y a sus estancias en la Corte de Madrid. Tuvo un gran éxito de crítica al publicar ‘Los desahuciados del mundo y de la gloria (1736-1737), que fue reseñado elogiosamente en el Diario de Los Literatos’.
En 1752 se publicó la primera edición completa impresa de su autobiografía, algo insólito entonces y que informa de su gran popularidad.
Con esta placa en la iglesia de Los Remedios, el Ayuntamiento de Estepona quiere recordar el paso de esta interesante figura literaria por nuestra ciudad.

Últimas noticias