Cómo vestir a tus niños para una ceremonia

Los niños cobran un protagonismo especial en cualquier ceremonia, independientemente de su edad o de su papel en la misma. Es más, es habitual que los niños tengan papeles importantes en las ceremonias. Es una manera de mantenerlos entretenidos y de hacerlos sentir importantes. Además, no hay alegría, frescura y naturalidad comparable a la que ofrecen los niños. 

Vestirlos para este tipo de ocasiones especiales es una tarea encantadora, puesto que se trata de una ocasión única que quedará en el recuerdo durante toda la vida. 

Cómo elegir ropa de ceremonia para niños

Una cuestión importante a la hora de elegir ropa de ceremonia para niños es tener en cuenta si se trata de un evento formal o no tanto. Esto es importante tenerlo en cuenta para que los niños vayan acorde a las circunstancias.

También es importante que la ropa sea cómoda para los niños. De hecho, si eliges la ropa de ceremonia para tus hijos en función de lo que te gusta y no tienes en cuenta si los niños están a gusto con esas prendas puedes tener grandes problemas durante la ceremonia. Los niños no van a permanecer callados y estoicos si les aprieta, les pica o les molesta algo. 

Además, es importante que elijas bien los zapatos, que sean cómodos. En lo que se refiere al calzado, suele ser buena opción usarlo siempre con calcetines, para que el zapato no roce y, en el caso de los más pequeños, para que puedas quitarle los zapatos si le molestan mientras duermen o descasan en sus sillitas sin dejarlo con el pie al aire. 

Tanto si te gusta un look clásico como otros más modernos, los calcetines cortos blancos de bebé te encajará siempre con todo.

En el caso de las chicas, los calcetines punto canalé para niña son otro clásico que podrás encajar con prácticamente cualquier estilo. 

Consejos sobre la ropa de los niños en ceremonias

Si quieres comprar a tu hijo o a tu hija un atuendo realmente especial para el momento de la ceremonia y quieres conservarlo puede que te interese tener un segundo vestido y traje para la fiesta posterior. De ese modo podrás llevarle como te guste sin correr el riesgo de estropear la ropa. 

Incluso aunque no quieras cambiarle de ropa, cuando se va con niños es interesante llevar siempre ropa de recambio, sobre todo con los niños más pequeños. Un escape de pipí, un plato de comida
vertido sobre las piernas o juegos con agua pueden requerir un cambio urgente de ropa. 

También es interesante que tengas en cuenta la opinión de los niños antes de comprarle la ropa. Si a los niños no les gusta lo que les compras puede que tengas problemas a la hora de ponérselo.
Y ese día no querrás complicaciones extra. 

Por último, una recomendación que, aunque parezca obvia, se olvida muchas veces. Si la ceremonia se celebra en una época calurosa no está de más llevar algo para cubrir a los niños por si refresca a medida que avanza el día. Los niños, cuando juegan, notan más los cambios de temperatura.