El PSOE impuganará alquileres del ayuntamiento con ediles del PP

La portavoz del Grupo Municipal Socialista, Susana Radío, ha anunciado en rueda de prensa que el PSOE va a impugnar los acuerdos de Junta de Gobierno Local por los que el Ayuntamiento mantiene los contratos de alquiler de dos inmuebles de los que son copropietarios dos ediles del equipo de gobierno, Antonio Maíz y Alicia Jiménez.
El PSOE ya denunció que la Ley de Contratos del Sector Público prohíbe a las administraciones locales la posibilidad de contratar con aquellas sociedades en las que participe un concejal por cuantía superior al 10% de manera que un edil no puede ser beneficiario del propio Ayuntamiento. Y ya entonces el Grupo Municipal Socialista denunció que tres conejales del PP, Alicia Jiménez, Antonio Maíz y Antonio Espada, incurrían en claros casos de incompatibilidad.

Radío ha añadido hoy que existen informes del secretario y del vicesecretario general del Ayuntamiento que confirman dicha incompatibilidad, informes que han sido solicitados (desde septiembre de 2008) pero que no se han facilitado. “Será porque algo tienen que ocultar. La alcaldesa está amparando situaciones de ilegalidad y está avalando esta actitud irresponsable. Aquí se sigue confundiendo los intereses particulares con los intereses generales”, señala la portavoz.

El PSOE denunció que Alicia Jiménez mantenía, junto a sus hermanos, un contrato de alquiler de un local situado en el edifico Liceo, tras comprobar los pagos realizados desde el Ayuntamiento a la edil a través de decretos de alcaldía, y que ascendían a 2.394 euros mensuales.

Asimismo el Ayuntamiento ha renovado y prorrogado el contrato del Conservatorio Municipal, que finalizó en diciembre de 2008, hasta septiembre de 2010, fecha en la que se prevé esté listo el nuevo edificio. Y para ello ha incrementando el alquiler en 1.482 euros mensuales, pasando de 6.000 a 7.482 euros mensuales.

Radío mantiene que tanto Alicia Jiménez, como Antonio Espada y Antonio Maíz, han incurrido en claros casos de incompatibilidad y que no deberían haber concurrido a las elecciones como concejales. O en su defecto, la alcaldesa debería haber exigido su dimisión. Y ha puesto como ejemplo el caso del edil del Ayuntamiento de Málaga, Manuel Marmolejo, que contrató obras menores a una empresa de su cuñado, y al que el alcalde de Málaga exigió su dimisión.

CÓDIGO ÉTICO
Por su parte el secretario general del PSOE de Marbella, José Bernal, ha acusado al PP de Marbella de exigir al resto de partidos unas normas que ellos incumplen en relación al código de buenas prácticas del PP. Así Bernal ha afirmado que este código “arranca la carcajada” pues, además de estos claros casos de incompatibilidad, no se cumplen principios como facilitar la creación de comisiones de investigación, posibilitar la incorporación de la oposición a los Consejos de Administración de las Sociedades y Empresas Públicas, u ofrecer publicidad específica en todo lo relativo al planeamiento urbanístico y sus modificaciones.

El secretario de los socialistas ha abundando en que se quebrantan otras reglas que propone el código como evitar el exceso de contratación de servicios ajenos al Ayuntamiento, cuando los servicios municipales puedan desarrollarlos, “ya que la privatización de los servicios municipales se ha convertido en la bandera de la gestión de Ángeles Muñoz desde que llegó a la alcaldía”.

También se infringe en Marbella el principio de hacer públicas las declaraciones de bienes de los cargos electos y notificar los cambios en el plazo de dos meses. Bernal ha criticado que las declaraciones hayan llegado tarde y mal y en el caso concreto de la de la alcaldesa que existan diferencias entre las declaraciones presentadas ante el Ayuntamiento y el Parlamento Andaluz.

Por último ha comentado que se incumple la norma de hacer de la austeridad en la gestión económica la primera directriz en el manejo de las arcas públicas “cuando hay cargos de confianza que cobran más que los de la era Gil y posteriores” Y ha puesto como ejemplo el sueldo de Carlos Rubio, “que cobra más que Juan Antonio Roca, que percibía al mes 9.000 euros mensuales y era el alcalde en la sombra. Rubio también es el alcalde en la sombra”, ha concluido.