El Ayuntamiento de Casares pide la declaración de zona catastrófica para el municipio

El Ayuntamiento de Casares ha enviado un escrito a la Delegación de Gobierno de la Junta de Andalucía para pedir que se declare zona catastrófica el Termino Municipal de Casares y se habiliten las ayudas correspondientes para compensar la perdida de rentas de los agricultores, así como la mejora y arreglo de las infraestructuras dañadas.
Como explica la alcaldesa, Antonia Morera, en el citado escrito, en los últimos 10 días de diciembre  Casares sufrió una serie de temporales, con escaso tiempo de diferencia, aportando una gran cantidad de precipitaciones  a consecuencia de las cuales  los ríos y arroyos que atraviesan el municipio sufrieron crecidas notables, produciendo localmente daños sobre la infraestructura viaria, carriles y carreteras. 
Dichos desbordamientos también han producido graves perjuicios en los cultivos agrícolas, de hecho al  Ayuntamiento de Casares se han dirigido agricultores afectados pidiendo la declaración de zona catastrófica ante la enorme pérdida en la producción, que se estimaría en un 80 por ciento de la misma.
Según los informes emitidos por los técnicos municipales de Medio Ambiente “tras una visita de comprobación  verifican que realmente se ha producido una fuerte perdida por caída de la fruta al suelo, siendo esta fruta desechada por  su afección de pudrición  y las abolladuras. El resto que permanece en árbol, esta afectado parcialmente por hongos a causa de la excesiva humedad y a la posible perdida de pies arbóreos por la muerte radicular por la prolongada inundación”.
Unas perdidas que se concentran principalmente en las explotaciones agrícolas de los valles del río Guadiaro y Genal, donde se localizan 65 fincas agrícolas de regadío, siendo de estas 50 fincas dedicadas a cítricos  con una superficie de  2.692 hectáreas.
En cuanto a los daños causados a la red de caminos rurales, los informes municipales señalan que las principales infraestructuras dañadas son el camino de los Pescadores, desde la población de El Secadero hasta su unión con la carretera de Manilva (A-377) con socavones en una longitud aproximada de 5 kilómetros; El Camino de los Molinos (3,4 kms.) con roturas de firme, cuneta, desprendimiento de taludes y deslizamiento de tierras; Además de múltiples destrozos en el Camino de Jimena, Camino de Loma Matutes y Camino de las Hoyas, afectando gravemente a la transitabilidad y seguridad para el paso de vehículos.